El colegio inicia con la llegada de las primeras hermanas a Pitalito el 9 de febrero de 1894. Fueron 4, las primeras hermanas que llegaron: La Madre Josafat y las hermanas Emigdia, Elena y Agustina. Para arribar a Pitalito tuvieron que hacer una travesía de un mes a lomo de caballos y mulas desde la ciudad de Bogotá.

La primera casa que ocuparon estaba ubicada en la esquina de la carrera 5ª con calle 6ª donde empezó a funcionar el Colegio de la Presentación el 9 de junio de 1894 con 18 estudiantes.

En 1895 se inician labores académicas en el lugar que hoy ocupa el colegio, adecuado como internado para albergar a niñas y jóvenes de toda la región.

El 9 de febrero de 1967 las instalaciones del colegio sufren los estragos de un terremoto, se tuvo la necesidad de demolerlo y pensar en la construcción de una nueva sede. Es así como la comunidad educativa, bajo la dirección de la hermana Alicia Inés y el arquitecto Ronderos, logran construir unas modernas instalaciones, con las que cuenta actualmente el colegio.

Han sido decenas de promociones que se han formado bajo el carisma de las hermanas Dominicas de la Presentación, quienes han sido las madres, las consejeras, las maestras que han ejercido el sagrado arte de la educación, dejando las huellas de los valores como la sencillez, la oración y el trabajo, siguen abriendo camino para eternizar el amor de Dios entre los hombres del mundo de hoy, bajo el amparo de su fundadora Marie Poussepin y de María Reina y Madre de la Presentación.

 

Desde los tiempos del internado donde el 100% de la población estudiantil era femenina hasta en los años que empezó abrirse la institución para algunos hombres, se ha formado bajo el lema siempre presente de piedad, sencillez y trabajo.